¿Qué significa RaDaMá? ¿Quién es RaDaMá?



RaDaMá no es un dios. Es una personalidad trascendental. Está en todos nosotros. Es el alter ego de todas las cosas que se hacen con valor. Él viene de un mundo donde el valor lo coronó Rey, hasta tal punto de que su nombre y su capacidad aparecen como sinónimos. 

"¡Que RaDaMá te acompañe!" solían decirse los guerreros antes de sus batallas o los estudiantes a la hora de encarar algún examen adverso.


RaDaMá es una entidad supraterrenal que espera a nuestro llamado para ofrecernos su servicio. RaDaMá está en las grandes proezas y acciones de las personas de este mundo que pidieron su compañía.


RaDaMá es el gran vencedor de las imposibilidades de la razón, entendido esto como el miedo de las posibilidades infinitas de no lograr lo que se propone, de que todo lo que puede salir mal, salga mal.


Es así que en la batalla llamada "Batalla del Sol" los verzales hayan salido victoriosos. Según los textos conservados: "El comandante de las tropas mandó bordar el nombre de RaDaMá, antes de salir de los muros de Verzal hacia la conquista del Reino de Proslal, pero solo cuando se vio vencido en la última batalla, contando solamente con un tercio de su ejercito, hizo flamear la bandera y la victoria fue definitiva."


También se cuenta una anécdota, por los pasillos de la Universidad de Lehimtr, que una muchacha susurró al oído de su amante que pidiera ayuda a RaDaMá para que la defensa de su tesis fuera aprobada por el Máximo Comité Evaluativo, éste desautorizo a la muchacha diciéndole que su capacidad intelectual y sus firmes argumentos le sobrarían para poder ser aprobado. 

Pero llegado el momento de ser evaluado, un miedo oscuro se le metió en el cuerpo, comenzó a respirar con dificultad, un calor sofocante sacudió su cuerpo, estrujándolo hacia la deshidratación, huir de ese sitio era lo más acertado para él. Pero entonces, recordó a su amada diciéndole que pida la ayuda de... "RaDaMá, imploro el valor de tu compañía". Cuentan que esas fueron las palabras que pronunció antes de que le otorgaran el máximo puntaje y lo reconocieran como uno de los más elocuentes de su época.


Experiencias como estas fueron sumando a la grandeza de RaDaMá. Los días venideros fueron de poetas y escultores, de arquitectos y políticos, de jóvenes y ancianos que nombrándolo a RaDaMá como el icono supremo del valor ante el sentimiento de que el precipicio los devorara, conseguían una página memorable en su historia.


RaDaMá está en cada persona que lo nombra con esperanza y convicción en la desolación de las peores circunstancias.

Medio Campo




-De verdad te lo digo che...- y observaba desde arribaldo - ...A veces, tenés que saber ubicarte, no sos lo mejor del mundo, en lo que hacés sos uno más... y no está mal.


Simplemente, sos de un grupo que consta de muchos integrantes. Un mediocre dirán otros. Yo sé que no te gusta escuchar esto y preferís que te valore por tus esfuerzos, destacándote por ello, pero vos tenés que ver la realidad, hay muchos a tu nivel y muchísimos más por encima de tu nivel, quizás pensás que no es así y me lo vas a discutir. 

Lo veo en tu carita. Estás negando con la cabeza y te está molestando, es obvio. Tiene que ser así, te tenés que sentir así, como mínimo. - Se quedó observando como impactaban sus palabras, suspiró y continuó - ...Lo que pasa, es que tenés que saber de tus competencias, lo competente que sos, y los que van a tus costados, no sos del todo bueno, ni del todo malo, estás en carrera, eso es lo importante. No hace falta medirte con los que están por encima de tu nivel, estarías sumando presiones que te han de limitar y con el tiempo te das cuenta que hay humildades que engrandecen y que es vital ver con más claridad.


Y para ver con más claridad, olvidate de esos consejos en los cuales te dicen que tenés que luchar con vos mismo para superarte y así superar a los demás, ¿por qué te digo que lo tenés que olvidar? Mirá, el sistema en el que vivimos nos quiere obligar a alcanzar ciertos objetivos por los caminos de la destrucción del adversario, pero no hace falta esa violencia para alcanzar los mismos objetivos, enterate, no hay adversarios...


Ahora bien, esto que te digo no es para que tus ánimos bajen, sino para que los direcciones. Mirá, hay un pueblo allá en Misiones llamado Jardín América, ahí hay dos clubes de fútbol, uno llamado Club Social y Deportivo Jardín América en el Barrio San Martín y otro llamado Club Social y Deportivo Timbó cuya cancha está en el Barrio Timbó, ¿por qué te hablo de estos clubes? Porque son rivales. Son el clásico de un pueblo. No son ni River Plate ni Boca Juniors, son simplemente: "El Lobo" y "El Verde", no son de renombre mundial y es más, no son conocidos fuera de los márgenes de la bella provincia de Misiones, pero ¿sabés por qué te hablo de ellos? Porque cuando se encuentran en la cancha, el universo cambia; son los dos equipos con mas hinchas del planeta, Dios deja de atender a los rezos del resto de la gente y se pone a ver el partido, en esos noventa minutos (y algunos más también) compiten en la cancha y en las tribunas y en cada uno de los corazones pintados de azulblanco y verdeblanco, en ese competir se anulan los continentes y planetas y los sistemas inerciales, viven la pasión de saber que son los únicos que existen y existen gracias a que se encuentran en el otro, existen en relación al otro. 


Y el universo trabaja así, trabaja en la unión de los que se encuentran, no en la competencia por un lugar, sino en la existencia de lo compartido, de la apreciación del lugar que se comparte en el presente.


Y esto que te digo, te va a ayudar a que no pierdas el tiempo, a no perder las fuerzas, a direccionarlas al presente y al compañero que tenés al lado, a vivir una existencia real y sincera, placentera con vos en relación al que te acompaña. 


La pasión, sí, la pasión. La pasión de saberse vivo en una cancha, en una tribuna, en relación a tus pares, en relación a tu universo. Vos, en lo que te dedicás, dale más importancia a tus compañeros, no los veas como adversarios, van por el mismo camino, disfrutalo.


Con el ejemplo de estos clubes de barrio quiero que te reconozcas en los compañeros de tu universo, con pasión disfrutes los momentos compartidos, que vivas la lluvia y los días soleados, con la sonrisa de la existencia.

Nora la Vasca




"¿Sin juego de palabras? no tendría nada, sería como vosotros, mataos siguiendo a la manada."
Ares, El Mito y la Leyenda.

 
Estaba en Nebraska,
Haciendo asado con brasas.
Llegó Nora, la vasca,
Puso música brasilera
Empezó a hacer un guiso carrero,
Yo seguía como un guerrero,
Me rascaba la larga y bárbara barba 
Charlábamos como barras bravas,
Lo que narraba ella sobre Navarra me aterraba
Cantaba largas payadas, palabras bramaba.
Rabia había entre tanto cuento tonto,
Rimas soltaba, mucha cháchara la dicharachera vasca.

        ¡Basta! solía soltar después de carcajadas, dolía la barriga.

Hitos históricos me traía mi amiga, me distraía con su habladuría sobre Asturias, astuta, siempre llevando la batuta en la conversa mientras te tiraba data de los persas, presas fáciles del Nilo, esos pájaros con palabras de peces, todas las veces recibís lo que mereces. 

         Y los cafés después del almuerzo, dijo de todo en eso, detesto los pocos sesos y ella sabía de tantos sucesos, de tantos presos prusianos, de tantos paisajes de los Andes, del calor en Ecuador, de montañas y cimas en Lima, de locos posos en Porto, de ancianos sanos en Manaos, los loros y papagayos en los lagos de Santiago, de verduras duras y cañas con ruda, de ovejas y pastura, de caballos y monturas, de trote y herraduras, de flamencos y pencos y pisco, de mordiscos y vómitos en el piso, de cabellos rulos y lisos, de caballeros y damas, de quien da más en las Bahamas, bah, jamás descansaba, sobre las sabanas del Sahara, como se vivía la vida en Turquía y algunas que otras mentiras, Santa Fe de los cafés, selvas abiertas y las praderas desiertas, selvas cerradas y pampas habitadas, monasterios de los muchos dioses, mares de los azahares, de arenas, de flores y tertulias, de revolucionistas y capitalistas, de mediocres ocres, tantos oros, en tantos tonos tontos. 
Hablaba de la dura amargura, de los finos vinos, de los árboles y los pinos, de las guerras futuras por las aguas, tierras de perras y torturas, de ratas y tartas, de los tártaros, de las aguas de los cántaros, de quienes hablan hasta hartaros, de vos, de mi, del yo, de ella, del ello, de ellos, de vosotros, de los nuestros y los otros, de Gilda y del Potro, del tenis de Del Potro, de suicidios y del alboroto del aborto. De los santos, de los femicidios, suicidas y homicidas, de sífilis y sida, lo que nunca me decía era como se sentía, no hablaba o trataba de como estaba.

¡Pará ya, por favor! Se está saliendo del medidor del meridiano ¡y ya estoy hasta las manos, vamos! La pucha que disfruta, de tan dulce fruta, la verba, ya verborrágica ¿y la gracia? Gracias, García y se reía y no paraba de contar cosas aterradoras sobre Navarra y Andorra, con Nora la vasca, se te pasa la hora.

Pa' Que Se Entienda




Y te hablo a vo', sí, sí. A vo' te 'toy hablando, vo' que te decí que so' no sé qué, a vo' te hablo. Dejá la boludé de decí no sé qué. Porque yo sé muy bien lo que vo' queré. Sí, sí, yo ya sé ya muy bien eh, así que... andá, andá nomá y cerrá un poco ese tu boca eh, te conozco eh, te conozco muy bien a vo' como pa' sabé lo que ta'ciendo eh. Ojo, ojo con lo que hacé y ojo con lo que decí po'que mirá que yo ya sé eh, y si yo ya sé, ellos tamién saben muuuuy bien lo que tienen que hacé. Así que andá noma', andá noma' vo' tranquiliiiito por ahí, caminá po' la sombrita, que...
Pero no vaya que mové el avispero eh, vo' me conocé a mí, vo' me conocé muy bien a mí y vo' sabe' lo que yo hago, lo que yo hice y que a mi me respetan por eso, acá, allá y en la luna tamién. Así que andá y cuidá bien ese tu boca po'que yo no viá dudá eh, yo no viá dudá ni un segundo, ni un segundo en usá mi machete con vo'. Ni que viá dudá, pero ni ahí que viá dudá eh. Así que no me haga' calentá ma' de lo que 'toy, así que te aviso, te aviso y estas bieeeen avisado. No quiero nunca ma', que nunca ma' vo' me venga' a decí ni que me venga' con cuento de no sé qué porque patatín-patatán y vo' te va la mierda. Y agradecé que no está quien vo' sabé po'que ese sí, ese sí que no va jugá con vo'.

Lunisiente




Y caí en esos ojos plateados, 
Alunicé en tus pupilas. 
Descubrí el planeta zigzagueante
De los colores del arco iris en vos.
 
Respiré tus colores y me invadieron,  
Se introdujeron por los oídos 
Hasta mis pulmones,
Estos de emoción latieron. 

Fruto de mi bosque de ilusión,
Aluciné y al unísono grité 
Con mi alma gemela
Al huracán de sensaciones. 

Sin conocimiento del presente, 
El amor, no tiene forma. 
El amor, es luz incandescente
Que gira iluminando 
Los vericuetos del ambiente
El cosmos de tus cabellos 
Sobre mi cuerpo durmiente.

[Palabras Frías III] Hoy Morí Dos Veces




Hoy me tocó morir dos veces, fui anciano y morí de cansancio, fui joven y morí accidentado.

Morí de distintas maneras, en distintas situaciones, en disímiles latitudes, morí y volví a la vida.

Muchas veces me di cuenta que ya había vivido y otras se me revelaron a la memoria en otras vidas, después de muerto me di cuenta que había vivido.

Muchas veces dije que ya había vivido otras vidas, pero la gente no me creyó, así fui poeta, profeta y también fui loco; me condenaron por mis palabras, a la hoguera, al destierro, al manicomio; pero también a la fama de un gran cantante contando historias, que eran verdad, aunque solo sonaban a canciones.

Fui un doctor y un estudiante, fui a la escuela solo para poder comer, morí en un quirófano, viví largas vidas y fui apenas un bebe cuando me tocó volver a ser otra persona. También fui un nonato.

Fui un dios para mi tribu, fui el aliado del diablo para otros. Fui hermano de mi hermano y fui al mismo tiempo hermano mió, raras veces las que me tocaron ser mas de una persona al mismo tiempo.

Debería poseer la sabiduría de muchas vidas pasadas, pero la sabiduría, a veces, solo me sirvió para conseguir un plato de comida caliente y otras tantas para sentir un puñal en mi espalda.

Me di cuenta que el hoy es eterno, pero también viví en un día después y luego viví antes, fui y vine sin entender muchas cosas, siempre es hoy, pero fui ayer y alguna vez fui mañana y no se si hoy es un mañana o es un ayer o lo será.

Las horas, los minutos, los segundos, las secuencias en lo que todo ocurre, lo que ocurrirá y lo que ocurrió, lo que esta ocurriendo ahora en lugares distintos, el futuro y el pasado mezclado en un hoy que en algún momento tendrá fin, o quizás ya lo tuvo, esto no me queda del todo claro, porque no sé si repetí vidas completas, quizás algún día lo recuerde.

Había vidas buenas, con esperanza, con convicciones y contextos favorables para ser feliz. Hubo otras vidas en las que solo penaba y una tras otras las cosas sucedían mal, heridas y heridas en mi cuerpo, enfermedad, peste.

Fui amigo de grandes personas que nunca me dejaron caer y también morí solo, en un cuarto sucio, lejos de mi familia, abandonado.

Convencido tomé malas decisiones, cambie mi vida de felicidad por desgracia y desdichas. También viví amargado y desdichado y encontré en mí las fuerzas necesarias para cambiar mi vida y ser feliz.

La soledad existe en todos los paisajes, hermosos paisajes existen sin soledad, los vi a todos. Viviendo en países europeos o africanos, muchas veces con el mismo nombre, la misma fe y esperanza en la humanidad, pero con lenguas diferentes y dioses enemistados, maté personas. Fui de todas las religiones, muchas se parecen demasiado, otras, después de un tiempo dejan de ser lo que eran.

Hay un sinfín de verdes sobre la tierra, y cuando fui ciego los vi a todos. Fui un niño que murió de hambre en cada uno de los cinco continentes, también fui un estadista que puso las cifras de los niños que mueren de hambre en los cinco continentes, fui parte de cada una de esas cifras, fui quien las vivió y fui quien las escribió.
 
¿Les dije que también fui animal? Fui un pájaro que volaba entre las montañas, fui un pez en un lago, un grillo de canto nocturno, fui un escorpión y una serpiente. Fui domador de serpientes en una cultura lejana, fui una vaca y fui un ternero. 

Fui hombre y fui mujer, fui niña y anciana, pero también fui persona y amé sin preguntar nada. Fui amor de otros amores, amé y amé con varias vidas, amé ancestralmente y amé por un instante, muchas veces morí por amor, por amor a personas, a reyes, a costumbres y a dioses.

Pocas veces fui árbol, pero una vez corté uno y sentí dolor en mi mismo. Sentí dolor de como las personas matan la vida en el planeta, fui vida y muerte.

Inspiré muchas historias, cambie verdades por mentiras y surgieron otras historias, vi ríos de sangre y montañas de oro. Vi montes sobre los cielos y gigantescas bestias en las profundidades de los mares.

Fui mujer culta, en varias culturas; fui hombre imbecil, en varias culturas. Me mataron para robarme unas zapatillas, morí por mala suerte, morí joven, morí anciano, por accidentes, por negligencias, también morí muchísimas veces sin saber porque me mataron, simplemente moría. 

También fui asesino, muchas veces, asesiné por muchas razones y a veces no sabía porque asesinaba.

Fui rencor y remordimiento, fui santo y pecador, leal y traicionero, fui también una vida sin pena ni gloria, fui triunfos y fracasos, deportista, empresario, hombre de campo, fui reina y esclava, fui las cosas que me acuerdo, pero sé que con el tiempo y las vidas y las muertes, recordaré que en algún tiempo fui algo que hoy no recuerdo.

También fui fantasma, fui alma en pena, fui pena que atravesaba las paredes y movía cosas, fui el terror de los vivientes pero muchas veces no sabía que era un fantasma. Tuve, como se imaginaran, muchos nombres y muchos hijos, morí en una cruz varias veces, morí apedreada pero también de enfermedades, de guerra, de hambre, de gula, tantas otras veces me suicidé.

Hay dolores infinitos, hay felicidades eternas, lo que se también es que fui dios en la tierra, pero jamás en ningún otro lugar, tuve fe en los dioses, quizás, ofendí a ellos y por eso no me dejan ir a esos cielos que prometen los religiosos.

Fui, también, como dije antes, dos personas al mismo tiempo, ahora sé que soy escritor y escribo esto, pero también, quizás, soy el que está leyendo estas palabras, y ahora recuerdo todas mis vidas pasadas y las futuras que ya ocurrieron.

22 de Julio



"Decretado está: el fin, será el 22 de Julio. Decretado por los cielos, el comienzo. El fin y el comienzo. El final abrupto y el comienzo sereno de la nueva era.

Los finales no son abruptos, pero en algunos casos se puede vislumbrar perfectamente como un punto final, en el mismo momento en que ocurren.

Muchas veces lo que ocurre es que podemos, después de un tiempo, ver el final de una era estando a la mitad de otra, quizás siempre mirar el pasado es ver los fines y los comienzos, quizás por regla científica de los estudiosos de la historia, de la historiográfica mas precisamente. 

Entonces, volvamos a la primera línea. El final estaba decretado para Matiantis, ciudad de muros fuertes, aliados fieles y diplomáticos hábiles. Estaba declarada. Era el fin cercano. Faltaban ya pocos días, mas la población no temía. Sabía desde siempre esta fecha. Sabía que iba a suceder, un fin temible, abrumador y eficaz."

-Es malísimo... muy malo ¡Le pusiste tu nombre a la ciudad! ¿En que estabas pensando? ¿No vas a parar de mirarte al espejo?...
- ¿Y vos qué mierda sabes? Es solo el comienzo le falta pulir mucho...

Le arrebató de la mano la hoja con esos primeros párrafos escritos a modo de borrador, bramaba de ira contra su hermano menor.

- Bueno che, no te enojés...
- Me enojo todo lo que quiero, porque sos un estúpido...
- Mirá pelotudo, si no querés que te de mi opinión sobre tus textos de mierda no me los mostrés más. ¡Y que te de una opinión tu abuela! ¿Sabés? ¡Tu abuela!
"Es la misma que la tuya, bobo" murmuró mientras abandonaba el living y subía las escaleras hacia su habitación. "Pendejo de mierda, pendejo de mierda" repitió varias veces mientras se acostaba en la cama y con las manos se tapaba la cara.

"Todo lo que hago esta mal" pensaba "pero esta vez no, esta vez no todo esta mal. Lo único que esta mal es habérselo mostrado. A él, que no entiende una chota. Es un pelotudo además..." siguió lamentándose. 

El pibe le había metido mucha ficha a la creación de esa idea que torpemente había escrito. Pero estaba tan contento, le parecía una historia fabulosa, por eso se lo quiso mostrar a su hermano. 

Tenía la historia de la pareja principal, un varón que se enamoraría perdidamente de una muchacha de los arrabales, ella primero lo odiaría porque que la familia de él le había estado robando el pan a su familia, de clase obrera, pero que con varios encuentros ella también se enamoraría y podrían tener un amorío hasta que él pudiera tener un puesto de poder donde repartiría los bienes y... "el pelotudo ese, ¿Quién mierda se cree que es para pisotear lo que habría sido la mejor historia que se me ocurrió desde que soy escritor?" Matias dice que es escritor, "porque el que escribe ¿qué es sino? Un escritor, obvio" y nadie quería refutarlo. En parte tiene razón, lo que esconde es que el anhela con toda el alma llegar a ser un gran escritor. Por eso se inscribió en la Facultad de Filosofía y Humanidades de La Universidad Nacional De Córdoba, en la carrera de Licenciatura en Letras Modernas; está en primer año pero ya dice que quiere ser profesor de la universidad, que va a crear una cátedra específica para explicar lo maravilloso de su propio arte.

Todo lo que Matias escribe se lo da a devorar Daniel, su hermano mas chico, de 13 años. Daniel no tiene pelos en la lengua, dice lo que le parece y de verdad no le importa una mierda si sus palabras pueden llegar a ofender a las personas a las que va dirigida. Matias se las presenta igual, necesita su aprobación aunque diga que no. Daniel parece ser un critico de todo y al que toda la familia le presta mucha atención a lo que el decida. Es así que la última vez que se fueron de vacaciones el lugar lo eligió el más chico. 

Papá y Mamá trabajan todo el día. Papá es albañil y viene muy cansado al caer el sol, Mamá cuida a una viejita a la mañana, a varias cuadras de la casa de ellos y por la tarde limpia algunas casas. La mano esta dura y tienen que hacer muchos esfuerzos, ahora que hay trabajo.
 
Matias este año comenzó la facultad y Daniel continúa en la secundaria. Ambos de pocos amigos. Pero Daniel es mucho más extrovertido que Matias. Quien además sufre mucho para lograr una conversación con las mujeres y para colmo de males expresivos está enamorado de su única amiga. "Sos un cagón de mierda vos ¿Cuándo le vas a encarar a Lore? ¿Vos pensás que ella no sabe que te mareas por ella? Ella ya sabe todo papá, pero espera que vos le demuestres lo que sentís. ¡No entendés nada de mujeres vos, eh!" suele maltratarlo Daniel, a lo que Matias le responde que es él que no sabe nada. Pero ambos saben que no le dice nada por miedo.

Desde que Matias escribe, perdón, desde que Matias es escritor (como le gusta corregir a los que hablan del tema) el único lector ha sido su hermano. "Te falta creatividad Matias" es una de las primeras frases que usa Daniel para referirse a los escritos. "Le falta alma a tus palabras che... solo agrupás oraciones, poco descriptivas. Eso esta mal. Dale mas sabor a tus descripciones, contá más de los personajes. Porque de verdad que ese tal Jacinto no se entiende si es un herrero pelotudo o un chabon yankee con doctorado en decir boludeces, ¿me entendés?" le había aconsejado cuando le presento "La Historia de Jacinto, Herrero Filosófico de Derecha." Los consejos no estaban mal, lo que estaban mal eran los textos. Pero bueno, ¿qué se puede esperar de alguien que recién comienza? "¡Qué lo hagas bien, pedazo de forro inservible!" contestaba Daniel.

Papá volvió tarde, casi de noche, no dijo ninguna palabra cuando atravesó el living. Se fue derecho bañarse para sacarse todo el cansancio y la mala onda de un miércoles sumamente caluroso, también algún que otro olorcito a alcohol, sabía que a Mamá le desagradaba.

"Otra vez tomando..." había dicho Mamá, que cocinaba mientras los hermanos discutían, para variar:

- Ya te dije sos un pelotudo, como el personaje de la otra vez El Indio... Carajoren.
- Zatazoen, El Indio Zatazoen.
- ...el indio poronga ese, ¿vos te pusiste a pensar? ¿Un indio de las montañas que encuentra una píldora entre unas piedras que es la cura para la enfermedad más fuerte del universo que habían traído los alienígenas? ¿Posta? ¿Vos me estás cargando?
- ¿Qué, qué tiene? ¿Qué tiene de malo? ¿Alguna vez escuchaste una historia así? ¡NO! ¡JAMÁS!
-Bajá la voz Matias - sentencio Mamá.

Después de unos segundos:

-esa historia es malísima...
-terminala culiao'
-posta es malísima, solo a vos se te ocurren historias tan malas. ¿Porque no escribís algo como: "Di Algo En El Diálogo" o "A Orillas De La Luna" o algo como "Al Otro Lado Del Papel", "El Sol De La Mañana", "¿Es tu Alegría Mi Dolor? Yo Caeré", "Saturad", "¡Feliz Cumple Mi Reina!", "Celeste De Los Cielos Rojizos"?

Interminables títulos le daba Daniel, cada uno de ellos era una historia que Matias no sabría escribir, pero como títulos eran geniales. Matias escuchaba con atención las palabras de su hermano, lo admiraba, tenía facilidad para las palabras, justo lo que a él le faltaba.

-¿Y si escribo sobre un escritor que no sabe escribir?
- ¿Y se va a llamar Matias?
- ¡No me tratés de estupido eh! Que te voy a cagar a trompadas ¡Gil!
- ¡BASTA! ¡BASTA LOS DOS! 

Sentir Belén

Alma que no conozco, La siento tan hermanada De sensaciones en cascada: Hablo de rastros imperdurables En caminos intangibles, ...